Ruta de la Cascada del Chorro. Valle de las Batuecas

Ruta de Senderismo local en el Valle de Las Batuecas, en la  La Alberca, en el mismo corazón del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia, que nos permite conocer los encantos del valle, su flora, fauna, roquedos, visitar sus pinturas rupestres y disfrutar de parajes de alto valor paisajístico, mientras se camina en la búsqueda de la impresionante Cascada del Chorro, del arroyo del mismo nombre.

Cascada chorro de las BatuecasLa ruta, que discurre por zona de umbría con espesa vegetación en su mayor parte y que remonta el Arroyo Batuecas y el Arroyo del Chorro, no se encuentra señalizada como tal, sino que discurre en su tramo inicial por la ruta de las pinturas rupestres, marcada con pintura blanco y verde, y que una vez pasada dichas pinturas rupestres continúa por un sendero bien marcado por el paso de la gente y que cuenta con montoncitos de piedras que indican el recorrido hasta llegar a la cascada. La ruta de la Cascada del Chorro es una preciosa y tranquila ruta que discurre por el Valle de las Batuecas, en La Alberca, la mayor parte en paralelo al arroyo del mismo nombre que el valle, y que tiene su comienzo en el Monasterio Santo Desierto de San José de las Batuecas, en un sendero que tiene su inicio en la puerta del santuario por su lado izquierdo y que recorre la tapia de dicho construcción religiosa durante los primeros metros. En estos primeros pasos se pCascada chorro de las Batuecasuede contemplar dos árboles singulares, un Eucalipto y un Tejo.

Una vez dejado atrás el Monasterio y de haber cruzado un arroyo por un puentecito el camino continúa por una estrecha vereda, entre la ladera del valle y el Arroyo Batuecas, rodeados de jaras, alisos, fresnos, durillos y encinas que de vez en cuando permiten contemplar, por encima de sus copas, los roquedos de cuarcitas y pizarras que abundan en la zona.

Tras pasar una carbonera, construida para ilustrar una de las actividades tradicionales de los habitantes de la zona, la de obtener carbón vegetal, que luego era vendida en la Alberca, se llega al primer desvío, señalizado correctamente, a la primera de las tres zonas de pinturas rupestres que se puede visitar realizando esta ruta. Se trata las pinturas rupestres del “Canchal de las Cabras Pintadas”, el más representativo de todos los abrigos con pinturas del valle, que se llega después de un corto ascenso.

Continuando por el sendero principal, rodeado de abundante vegetación, y siguiendo el transcurso del arroyo que da nombre al valle llegaremos a un nuevo desvío, también está señalizado, está vez a la izquierda, que tras pasar el arroyo nos encamina a las pinturas rupestres del Canchal de la Umbría del Cristo.

Cascada chorro de las BatuecasCascada chorro de las BatuecasLas siguientes pinturas rupestres, y últimas, que se encuentran hacia el camino de la Cascada del Chorro son las del Canchal del Zarzalón, la cuales están poco después de dejar la bifurcación hacia las pinturas rupestres del Canchal de la Umbría del Cristo.

\r\n

Es hacia estas pinturas donde momentáneamente la ruta se separa del cauce del Arroyo Batuecas mientras se gana altura, para más adelante, una vez pasado el Canchal del Zarzalón volver a descender entre enebros y encinas principalmente, e ir cada vez más encajonados, hasta llegar al Arroyo de la Palla primero, y a la orilla del Batuecas después.

Cascada chorro de las BatuecasPocos metros más adelante se cruza el Arroyo Batuecas, sin ninguna dificultad, vadeándolo por las piedras, para poco después comenzar el tramo más duro de la ruta, una subida con bastante pendiente que nos llevará a un alto desde el que se pude disfrutar una magnífica vista panorámica de todo el valle, incluyendo una alineación de cresterías que se encuentra en la otra ladera y que son conocidas como Las Catedrales.

Tras un suave descenso se llega a la orilla del arroyo del Chorro, al que hay que remontar a través de un sendero, el cual se encuentra señalizado por montoncitos de piedra.

Cascada chorro de las BatuecasTras varios minutos de caminata, y según nos vayamos acercando a la cascada, empezaremos a oír el murmullo del agua caer del salto, para de forma inesperada encontrarnos entre el arbolado la cascada, donde el agua se precipita espectacularmente desde una altura de unos 12 metros sobre una poza, en la que a su alrededor se ha instalado una exuberante vegetación en la que entran a formar parte alisos, madroños, durillos y robles carballos.

Al lado derecha de la cascada existe un sendero de subida que nos llevará a la parte de arriba, lugar que además de observar como el agua cae se puede contemplar otras magníficas vistas de tan maravillo valle.

Esta ruta, en la cual se puede tener la suerte de divisar alguna de las cabras montesa que habitan el valle, es de fácil recorrido, apta para mayores de 11 años, que se tarda en recorrer los 11 km. de ida/vuelta en aproximadamente 5 h., contando el tiempo de parada para contemplar las maravillosas vistas y acercándose a visitar la pinturas fuera del recorrido.

Cascada chorro de las Batuecas

Otras rutas locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *