Ruta del Pozo de los Humos desde Masueco

Pequeña ruta de senderismo local en el municipio arribeño de Masueco de la Ribera, población perteneciente al Parque Natural de las Arribes del Duero, hacia el Pozo de los Humos, una cascada en el río Uces con sus 50 metros de caida libre que se encuentra situado entre los términos municipales de Masueco de la Ribera y de Pereña de la Ribera.

Pozo de los Humos

Esta pequeña ruta, la del Pozo de los Humos desde Masueco, ya que también se puede acceder a esta cascada desde Pereña de la Ribera, tiene su punto de partida en la Iglesia, lugar en el que hay un indicativo de todas las rutas del municipio. Los primeros pasos son a través de la calle Eras, donde se encuentra la primera señal, junto a la de la Ruta a la Cascada Cola de Caballo, y solo hay que seguir la indicación de las señales.

Ya fuera de pueblo se transita por un camino rodeado de huertos y árboles frutales, predominando el cerezo, y algunos olivos hasta llegar a una zona donde hay varias encinas y castaños para poco después llegar al camino que lleva del pueblo al Pozo de los Humos por coche. Un poco más adelante se encuentra un merendero donde se puede reponer fuerzas a la vuelta.

Pozo de los HumosEn este merendero también se puede dejar el coche ya que a partir de aquí, y durante una época determinada no se pude acceder con él ya que es zona protegida de aves.

Continuando por el camino, y después de un descenso continuo, llegamos a una bifurcación que nos da la opción de seguir hasta un mirador que nos conduce a la coronación de la cascada del Pozo de los Humos, donde hay un mirador con una pasarela que asoma al vacío, o bien girar a la izquierda por un angosto sendero serpenteante, llamada la Cañada de Zarzalito que baja hasta el mismo Pozo de los Humos.

Pozo de los HumosNo sólo las vistas desde el mirador de la cascada, uno de los muchos miradores de las Arribes, es excepcional, todo el recorrido es de gran riqueza natural, dejando a su paso hermosos paisajes característicos y únicos, tipo mediterráneo como el olivo, almendro, roble, encina, castaño, etc.,… intercalada en su parte final con enormes rocas graníticas que dan al lugar una belleza inusual. Es posible que en el trayecto se pueda ver algún jabalí, zorro, perdiz, buitre leonado, alimoche, águila perdicera y multitud de pequeñas aves y roedores que pueblan tan bella zona.

Esta ruta es de fácil recorrido, además de corta, 3,2 km. ida, con dificultad baja salvo si se desciende al río por la Cañada de Zarzalito, que la dificultad es media, tanto en la bajada como en la subida.

Otras rutas locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *